Escasez de agua y alimento

Una amenaza de dimensiones impredecibles finalmente fue alcanzada la semana pasada, cuando los científicos finalmente registraron 400 ppm de carbono en la atmósfera, consecuencia directa de nuestro modo de vida, por lo que los modelos indican el cambio climático significará una nueva etapa en esta problemática y poner aún más en jaque la estabilidad ecosistémica y permanencia de especies. Donde hasta ahora una intrincada red de servicios de los ecosistemas hace posible la vida en un sistema cerrado, en donde nada entra, nada sale, solo la luz del sol. Tejida con los hilos de la naturaleza, condiciones de vida largamente  entrelazada para que solo una especie, una, causara el daño irreverente  de una célula maligna en este magnífico tapiz, tejida por la mente de Dios Padre, de la que no somos dueños, sino solo una gota en el océano eterno del cosmos. Una pequeñez y tan dañinos.

La escasez de agua ya se sufre en comunidades rurales de la Sierra Gorda, en donde el desarrollo se ha concentrado en introducir servicios sin tener planes para la restauración y manejo de las cuencas hidrológicas  que propicien la infiltración de agua. Los bosques actúan como una auténtica esponja y estamos nosotros organizando  a las comunidades rurales para  propiciar el desarrollo de sumideros de agua y carbono, cambiando las prácticas agropecuarias hacia un manejo regenerativo que propicie la captura. Mejores prácticas orgánicas, que a través del desarrollo de humus  y raíces presten servicios de mitigación del calentamiento global, a la vez que se fortalece el auto-abasto alimenticio libre de agroquímicos. Alimentos saludables contra alimentos envenenados con agroquímicos.

Suelos muertos que solo con el abuso de fertilizantes e insecticidas consiguen cosechas a precios muy altos, tanto en lo económico como en la salud de la familia y la degradación de los mismos. Alimentan una sociedad en decadencia en donde en nombre del progreso se acabó con la vida biológica del suelo, el sustento de la vida y la productividad de sus tierras. No necesitamos un placebo sino cambios de fondo, con valor  para tener una visión de futuro con una sociedad que tiene que transitar hacia un modelo austero, frugal y auto-suficiente regenerando los servicios perdidos.

No se puede hablar de sustentabilidad en un sistema de consumo que ya ha comprometido los recursos de las generaciones futuras (9 billones de humanos para el 2050) con una demanda de servicios que necesita tres planetas como la Tierra para satisfacer sus demandas.

Me parece que se habla mucho y se entiende poco sobre las implicaciones de la degradación ambiental, los servicios de los ecosistemas, nuestro capital natural que hemos comprometido sin pensar en las generaciones por venir, ¡Uf ! ¡Qué vergüenza! Cuánta miopía y conciencia acallada en nombre de nuestro modelo de vida, pensando en acumular riqueza financiera y belleza fugaz, que ilusiones. ¡Que viva la Tierra! Y a ponerse a trabajar.

 

 

 

 

Nos interesa tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s