Redes para la acción

Redes para la acción

Tejido de malla hecho de cuerdas, hilos, alambres, gestión, relaciones públicas,  unidos, cruzados entre sí destinados a la pesca, la caza o…. la generación en este caso de posibilidades que vayan sosteniendo una esperanza, participación social, conciencia hacia la Tierra, poder, visibilidad, ejercicio que se mantiene en expansión que se reteje, se zurce, se borda, anuda y crece y crece. En este caso la malla se teje con atributos como el amor, la conciencia, el carisma,  la persistencia y  la versatilidad de ir consiguiendo los elementos suficientes para que operen y consigan articular con acciones los objetivos establecidos, utilizando el amor como un lazo indisoluble, el respeto y compromiso por los beneficiarios como norma generando confianza y amistad con los socios locales  desde la base social. En Sierra Gorda decidimos apostar por la educación ambiental comunitaria como una estrategia permanente de  alto impacto mediante la cual generaríamos la nueva conciencia colectiva y que ha sido nuestra estrategia  más enérgica y nuestro mayor foco de atención. Somos mucho más que una campaña escolar, llegamos a todos los niveles con sensibilización y capacitación que involucran a todos los actores locales, en forma permanente generando acción con miles de pequeñas actividades de saneamiento, restauración, conservación, educación  y desarrollo productivo.

Al interior de la Reserva organizamos a 35000 serranos cada año en esta experiencia viva que es el proyecto Sierra Gorda, contamos con un equipo de promotores que brindan asistencia técnica, educadores ambientales, acompañamiento y asesoría permanente, así  también  llevamos a cabo una gestión permanente para conseguir los elementos necesarios, contar con los insumos y  apoyos  económicos necesarios para articular toda esta acción.

Como resultado de la educación ambiental escolar se ha generado una conciencia participativa entre los hoy 1,200 jóvenes organizados en  Eco-clubes, en donde se ha encauzado la naciente conciencia, dando rienda suelta a su liderazgo y necesidad de acción, auto-gestivos ,apropiados de la urgencia ambientañ, con sentido de pertenencia para su territorio, ejerciendo el empuje y  la libertad de su juventud.

La mujeres-enlaces, a cargo de la operación de 110 centros de acopio de materiales reciclables, quienes en forma voluntaria asumen localmente el manejo de los residuos ya clasificados que son ordenados y almacenados hasta su recolección, así también ejercen como vigilantes ambientales dando cauce a los ilícitos y denuncias, ejemplo de un civismo activo y conciencia amorosa por la Tierra.

Brigadistas de incendios, organizados a nivel de comunidad, cada año son convocados, organizados y equipados, para el mantenimiento de las brechas corta fuego  y  el combate oportuno cuando inician los siniestros, ahí localmente evitando que los incendios progresen y se extiendan fuera de control

Productores de compensaciones de carbono, propietarios del recurso, propietarios que reforestaron en años anteriores que finalmente están viendo cristalizadas las ventajas de esta acción de restauración y quienes hoy día a través de la promoción de sus offsets a un mercado solidario a nivel global deben ser considerados como proveedores de servicios ecosistémicos, red que tiende a crecer con la integración de nuevos productos ecosistémicos.

Productores agropecuarios, preocupados por la baja productividad de sus suelos, las pingües ganancias de la ganadería extensiva, el uso vicioso de agroquímicos y sus consecuencias fatales para los suelos, unidos por una problemática común, con gran entusiasmo se mueven a mejores prácticas como el diseño key-line, la producción de bio-fertilizantes y el manejo ganadero de restauración.

Prestadores de servicios eco- turísticos, dueños y operadores de la Red de Eco-albergues, ganadores del Geotourism Challenge de National  Geographic y Ashoka, semilla del Destino Turístico Sierra Gorda  en donde han de desarrollarse nuevos productos y servicios con el fortalecimiento subsecuente de la red en donde habrán de integrarse 100 nuevos operadores en la región.

Maestros y Educadores ambientales con quienes hemos tejido una relación ya de 24 años y quienes asumen voluntariamente dentro de sus planteles toda una serie de actividades de hermoseamiento y conservación, fomentando un civismo activo entre los numerosos serranitos, iniciativas locales que nos toca apoyar y que se traducen en jardineras, bosques de los niños, reforestaciones, murales, manejo de residuos, promoción domiciliaria y otras más vinculando la escuela-la casa y la comunidad en una colectiva responsabilidad por un bien común.

Las redes anteriormente descritas, por mencionar algunas se dan en forma permanente al interior de la Reserva, al exterior una extensa red de amigos, donantes, organismos y redes globales a las que pertenecemos y que hacen posible la gestión financiera que nos permite contar con la suficiente energía para mantener esta acción colectiva, su fortalecimiento y replicación. La pertenencia a Redes internacionales nos ha abierto las puertas a un aprendizaje de punta, a contar con la fortaleza necesaria para hacer una defensa del territorio efectiva en donde tiene uno que echar mano de apoyo del más alto nivel  y a conseguir que nuestra voz y experiencia desde la base, de abajo hacia arriba,  tenga la oportunidad de expresarse y hacer que vuelvan los ojos a la realidad de los contextos locales tan alejados de su percepción y concepción de financiamientos  para la mitigación del calentamiento global y a conservación de los servicios ecosistémicos, en donde nuestra experiencia de operadores de la conservación es tomada en cuenta y va consiguiendo ganar espacios que permitan aterrizar estos mecanismos ante esta emergencia global.

Sabemos que es el tiempo de la sociedad civil, que pone su corazón en la jugada, que tiene la sensibilidad de condolerse con los problemas globales, de solidarizarse por un bien común y que es capaz de movilizar fuerzas que esperan de la versatilidad y la pasión de un colectivo organizado para hacer surgir la esperanza. Es a través de las redes, de ese tejido de buena voluntad de múltiples posibilidades, con herramientas no comunes a la modernidad que están ahí latentes esperando el surgimiento de nuestras mejores posibilidades interiores, segura de que lo mejor está por venir.

Nos interesa tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s